No hay recetas, no hay atajos