Cuando un niño se está ”portando mal” es porque se siente mal.