Cada vez que estamos demasiado ocupados para escuchar…