A Carles Bardés: el mejor profesor que he tenido