La semilla de la violencia se planta en la infancia